Nutrición Bizkaia surge por la necesidad de satisfacer la demanda de los pacientes preocupados por su alimentación y su salud. 

Nutrición Bizkaia se ocupa del abordaje nutricional tanto de pacientes con patologías que requieren una intervención nutricional, así como de aquellas personas preocupadas por su alimentación. 

 

¿Por qué Nutrición Bizkaia? 

El campo de la alimentación relacionado con la salud es una de las áreas más consultadas por la sociedad en su día a día. 

En esa búsqueda de respuestas aparecen múltiples mensajes erróneos, dietas milagro, alimentos permitidos y prohibidos y un sinfín de ideas que llevan al paciente a no alimentarse todo lo bien que debiera. 

Nutrición Bizkaia enseña, guía y orienta a los pacientes hacia una alimentación equilibrada, saludable y adecuada y adaptada a cada persona. Cada paciente es único al igual que su estilo de vida. Conociendo al máximo a las personas, nos adaptamos a cada situación, horario, estilo de vida y gustos, para hacer de la alimentación un momento agradable, fácil, cómodo y sobre todo apetecible y que se pueda prolongar en el tiempo. 

¿En qué consiste Nutrición Bizkaia?

Para responder a esta pregunta, resulta más interesante responder primero a en lo que no consiste. En contra de lo que a priori pudiera parecer, como dietista-nutricionista, no me gusta dar dietas cerradas en las que condicionas y obligas a comer lo indicado en un papel. Esa práctica tiene en la mayoría de las ocasiones un mismo resultado: te "fastidian" el día a día. Como respuesta a esa práctica, la persona no es capaz primero de ser autónoma y segundo y más importante, no aprende. Así, se ve condicionada a hacer lo que le digan, no habiendo adquirido ningún hábito y conocimiento que se pueda mantener en el tiempo. Esta es la clave del fracaso de la mayoría de las dietas que se pegan en la puerta de la nevera y que un día, al igual que los buenos propósitos, se los lleva el viento. 

Como Farmacéutica, no considero que haya que dar suplementos o complementos alimenticios a todas las personas que acudan a la consulta. Como Dietista-Nutricionista sé que con una alimentación adecuada se cubren todas las necesidades y requerimientos nutricionales establecidos.

La alimentación, forma parte del día a día y no se rige por un modelo de comidas cerrado ni único. Hay muchas maneras de alimentarse de una manera correcta, equilibrada y saludable.

¿Cómo se plantea la consulta?

Este abordaje nutricional constará de una reeducación de los hábitos adquiridos mediante la incorporación de pautas y objetivos en consultas semanales inicialmente, que se irán espaciando a lo largo del tiempo. Estas pautas serán totalmente personalizadas y adaptadas a cada situación y estilo de vida. 

Se trata de un área multidisciplinar en cohesión con otras especialidades, que garantizan un servicio íntegro y de máxima calidad.

Como ya se ha indicado anteriormente, el enfoque de la consulta inicialmente no se plantea como la entrega de una dieta, aunque este servicio también se puede solicitar. 

Una mayor autonomía del paciente garantiza y asegura el éxito de la dieta no sólo durante el periodo que dure el tratamiento, sino en los meses sucesivos.

En Nutrición Bizkaia estamos encantados de recibirte y ayudarte. Tú eres, debes ser y serás el único responsable de tu alimentación. 

"La mayor satisfacción como profesional es que el paciente tenga la autonomía suficiente para corregir su alimentación porque ha aprendido a hacerlo y sobre todo, porque ha decidido cambiar y pasar a la acción para SIEMPRE".

¿Por qué no entregamos habitualmente dietas?

Punto para la reflexión:

Supongamos que un paciente intolerante a la lactosa acude a la consulta para solicitar consejo y ayuda dietética. ¿Qué os parecería si ese paciente recibiera una dieta impresa que no contenga lactosa? Ese paciente estará perfectamente tratado y no presentaría, ningún síntoma. Pero ese paciente:

  • ¿Sería autosuficiente? 
  • ¿Podría ir a comer a un restaurante sin el papel de la dieta?
  • ¿Podría llevar un estilo de vida normal o, se vería condicionado a comer siempre lo que le mande un papel?

La Obesidad es la patología que más trato en la consulta. Si únicamente me centrara en imprimir una dieta de algún manual, o incluso extraída de internet, estoy segura que la mayoría de los pacientes perderían peso, al menos al principio. Parece lógico suponer que si hay una restricción calórica (se comen menos calorías que antes) se bajará de peso. 

Pero: ¿Por cuánto tiempo? o mejor dicho ¿hasta cuándo? Las respuestas a estas dos preguntas son muchas: hasta que nos cansemos del papel, hasta que nos aburramos de las comidas por monótonas, hasta que no podamos comprar algunos alimentos porque no los tenían en la tienda, hasta que no nos gusten las comidas que se nos indican y nos negamos a continuar comiéndolas, hasta que nos saltemos un día la dieta y decidamos no retomarla… y así podríamos continuar con numerosos hasta.

Si a ese paciente intolerante le hubiera explicado cual es la causa, la consecuencia y las limitaciones que debe tener por ser intolerante a la lactosa, esa persona podría llevar una vida prácticamente normal. Además y como punto más importante, ese paciente podrá ser AUTOSUFICIENTE pudiendo ser responsable de su alimentación para siempre.

 Muchos de los pacientes que vienen a mi consulta, ya han hecho "dietas" anteriormente, pero no han aprendido a comer, o mejor dicho, nadie les ha enseñado a comer. 

Adquirir un hábito (ya sea de alimentación o no) requiere esfuerzo, constancia y sacrificio. Pero, esta es la única manera de que algo perdure en nuestras vidas. Por supuesto que es más fácil recurrir a un establecimiento de comida rápida para satisfacer un deseo puntual por alimentos menos saludables y, por supuesto que es mucho más fácil comprar un alimento precocinado que preparar una comida en el tupper.

¿Realmente esa comida produce bienestar o simplemente placer momentáneo? Si te paras a pensar en alguno de los momentos más felices de tu vida, puede que estos hayan transcurrido en torno a una mesa. Pero lo que los hace especiales no estaba encima de la mesa, sino que estaba sentado en la silla o sillas de al lado. Eso es lo que se llama el bienestar subjetivo que contempla la satisfacción de una persona en la vida y con la vida. Este bienestar es muy distinto al placer de comer un alimento. El bienestar subjetivo puede durar en el tiempo, el placer momentáneo nunca lo hará.

Cada paciente debe plantear sus metas y sus objetivos y, llegar a cada uno de ellos es, va a ser y será mucho más enriquecedor que un capricho momentáneo.

"El médico del futuro no dará medicinas, sino que interesará a sus pacientes en el cuidado del cuerpo humano y en su alimentación."

Thomas Edison